Las bolivianas que aprendieron a defenderse
Domingo, 23 de enero de 2022

 Un proyecto de psicología y taekwondo empodera a las mujeres, la mitad indígenas, y les enseña técnicas de autodefensa aUn proyecto de psicología y taekwondo empodera a las mujeres, la mitad indígenas, y les enseña técnicas de autodefensa ante violencia de géneronte violencia de género

Laura Roca y Kimberly Nosa son las instructoras de Warmi Power, un proyecto que aúna taekwondo y psicología para la autodefensa personal. En la imagen, posan junto a la promotora comunitaria, parte del grupo Mujeres Aymara del Kollasuyo, una organización independiente y sin ánimo de lucro de la ciudad boliviana de El Alto. WARMI POWER

Las mujeres ponen en práctica un movimiento guiado por las instructoras en un en taller realizado en el mirador Virgen Blanca, en El Alto. En estas clases se aborda tanto la parte física como la psicológica. El objetivo, dicen, no es entrar en una agresión, sino que puedan identificar una relación tóxica, los diferentes tipos de violencia y reforzar el autocuidado y autoprotección. WARMI POWER

Nosa (izquierda) es asesora de desarrollo personal e inteligencia emocional, e instructora y profesora de taekwondo primer dan. Roca es psicóloga, con máster en Psicología Deportiva, y tercer dan en taekwondo. Las clases que imparten ayudan a que la mujer se sienta más segura y demuestre esa fortaleza en diferentes espacios. "Al momento, de repente, si una persona se nos está asomando, yo ya digo ‘voy a tomar esta técnica'. Tal vez picarle en los ojos o darle en el cuello. Ya tengo esa herramienta para poder defenderme de una agresión en mi casa o en la calle", cuenta una beneficiaria. WARMI POWER

Las alumnas e instructoras conversan durante el taller en El Alto, con la montaña Illimani de fondo, y comparten sus experiencias y la violencia que han sufrido tanto en el hogar como en la calle. El año pasado se registraron 113 feminicidios, 108 en 2021, uno cada tres días. WARMI POWER

Un grupo de mujeres vestidas con pollera [en referencia a la falda tradicional que visten] aprende a utilizar los codos como defensa, bajo la mirada de la instructora Kimberly Nosa, en un taller realizado en el mirador Virgen Blanca, en El Alto. WARMI POWER

La violencia contra una mujer empieza mucho antes del primer golpe y en ese margen comienza también su programa, que se sustenta sobre tres pilares: el desarrollo personal, la prevención y la defensa, aunque no es igual para niñas que para adultas o para mujeres en entornos rurales o urbanos. En la fotografía, Lidia Mayta golpea con el puño una paleta de taekwondo para mostrar una de las técnicas durante un taller en la comunidad de Huatajata, a orillas del lago navegable más alto del mundo, el Titicaca. WARMI POWER

En Warmi Power se trabaja la capacidad de identificar y responder a esta violencia, fuera o dentro del hogar. En la imagen, las alumnas e instructoras posan haciendo un gesto de fuerza en el taller que tuvo lugar en el mirador Virgen Blanca, en la ciudad de El Alto. Bolivia, que tiene la tasa más alta de feminicidios por habitante de América Latina, cuenta con una ley específica para casos de violencia de género, la 348, pero su aplicación dista de ser ideal. "Si denuncian, las autoridades o parte de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia les piden que, por favor, por sus hijos, perdonen al esposo, que lo disculpen", dice una beneficiaria. WARMI POWER

Cuando empezaron, recuerdan, en la primera clase de los talleres ya se encontraban llenas las casas comunales de las villas, donde se impartían estos. "Nuestro cupo era de 30, pero teníamos el doble de asistencia", rememora Roca. En la segunda, la afluencia había menguado. "Nos enteramos de que a través de chistes que se hacían entre los mismos hombres, ‘ahora tú mujer te va a pegar', ‘ahora va a ser ella la que manda'... los hombres prohibían a las mujeres asistir". WARMI POWER

Lidia Mayta, la principal monitora en lengua aimara del grupo, pone en práctica una técnica de escape con la una de las fundadoras. Han atendido a 20.000 mujeres, la mitad de ellas indígenas. Ellas, comunicadoras sociales, locutoras de radio, actrices y presentadoras, se van sumando gracias al boca a boca. WARMI POWER

El mayor reto al que se enfrenta la organización para lograr expandir los conocimientos es la subsistencia económica. "Nos han llegado cartas desde diferentes provincias y poblaciones solicitando los talleres, y a veces nos sentimos con las manos atadas porque no tenemos recursos". WARMI POWER

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario