Se trata la Ley de Etiquetado Frontal: ¿por qué es importante y cómo es la situación en Mendoza?
Martes, 26 de octubre de 2021
Por: Florencia Rodriguez - En Twitter: @flor_rodz

Según la 4ta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo publicada en octubre del 2019, en Argentina 6 de cada 10 personas mayores de 18 años presentan sobrepeso u obesidad. Modificar hábitos de la vida cotidiana como hacer ejercicio y tener una alimentación saludable son dos de las claves para prevenir la obesidad, diabetes y otras enfermedades relacionadas. Por este sendero se encamina el proyecto de Ley de Etiquetado Frontal, una herramienta para que los/as personas puedan hacer uso de su derecho de conocer la información nutricional del producto que están a punto de comprar.

El proyecto se tratará este martes en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación después de haber obtenido media sanción en el Senado. Algunas de las propuestas principales de la iniciativa son: advertir a consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de información clara, oportuna y veraz; promover la prevención de la malnutrición en la población y la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles. Además, los valores máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas totales y sodio establecidos deben cumplir los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.

"Actualmente, si se declaran excesos de estos componentes, se hace en letras chicas, imperceptibles. Por eso, lo que se busca a través de los sellos es que de una manera rápida, el consumidor pueda identificar estas sustancias críticas que hacen daño a la salud si son consumidas en exceso durante un tiempo sostenido como el sodio, grasas saturadas y el azúcar añadido. El objetivo es que cada persona sea consciente de que lo que elige y que si persiste puede desarrollar enfermedades como obesidad y/o diabetes", explicó Yanina Mazzaresi, licenciada en Nutrición y directora de Promoción y Prevención de la Salud de la provincia.

La funcionaria señaló que Mendoza no escapa a la realidad que exponen las estadísticas nacionales que muestran que la obesidad está alcanzando niveles alarmantes. "Algo que también es muy importante de esta ley es que regula la publicidad y patrocinio de estos productos dirigidos a los niños. Un ejemplo: las cajas de cereales que se los vende como muy saludables cuando en realidad, en la composición muestra azúcares simples con colorantes y otras sustancias. Entonces, con la ley, la mamá o el papá podrán ver que el producto no es tan saludable como le prometieron", dijo.

Y agregó: "En síntesis, esta ley es una herramienta que irá ayudando a tomar consciencia sobre algunos productos que hoy son considerados saludables cuando en realidad no lo son sino que son críticos para la salud y el consumidor tiene derecho a esa la información para luego poder elegir. Si bien, sería un paso muy importante, no es suficiente porque hay que acompañarlo con estrategias de entornos escolares y laborales saludables, de ciertas acciones tendientes a mejorar la actividad física. El cambio de hábitos diarios es fundamental".

En la misma línea, la licenciada Alejandra Moor, presidenta de la Asociación Mendocina de Graduados en Nutrición, "Anhelamos la promulgación de esta ley. Para el sello, Argentina optó por el octógono de fondo negro, letras blancas y que debe colocarse en la parte frontal de los alimentos. Es un sistema de advertencia sobre los nutrientes críticos que tienen ciertos productos. Entonces, si sale la ley, se podrá ver el cartel y se sabrá en qué se excede sin necesidad de tener que leer e interpretar el cuadro de información nutricional que igualmente seguirá estando, por supuesto. Esto no significa que el consumidor ya no podrá comprar lo que quiera, no. Sigue teniendo la libertad de elegir, solamente mostramos la advertencia".

"El último dato de la 4ta Encuesta de Factores de Riesgo, las cifras son alarmantes: la obesidad y el sobrepeso ya se han convertido en una epidemia mundial y lamentablemente, ha aumentado considerablemente: 60% de la población adulta tiene obesidad y sobrepeso, es decir, malnutrición por exceso entre ambas. En cuanto al rango etario infantil, entre el 40% y 42% en niños/as y adolescentes también presenta estos cuadros, lo cual es mucho más grave", sumó Moor.

En el caso de Mendoza, la licenciada señaló que las últimas estadísticas indican que más del 37% de los niños tienen sobrepeso y obesidad. "Esto es muy preocupante porque traen aparejadas comorbilidades como diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y hasta discriminación que no es un dato menor porque muchos niños, niñas y adolescentes sufren a partir de esto una serie de consecuencias psicológicas, todo es importante. Por eso, creemos que la ley está completa porque cumple el objetivo de informar de forma rápida al consumidor y aunque no es la solución, es una herramienta que favorece a una alimentación saludable a disminuir estos índices, es un proyecto viable y si se logra, creemos que tendrá un efecto muy positivo", cerró Moor.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario