La víctima tenía 5 puntazos
Fratricidio en Godoy Cruz: dura acusación para los dos detenidos
Lunes, 25 de octubre de 2021
Por: Hernán Adrover @hernanadrover53

Juan Felipe Bravo (60) fue imputado por asesinar a su hermano y será trasladado al penal en las próximas horas. También ocurrió lo mismo con Patricia Viviana Jaime (46), su pareja, ya que entienden que tuvo relación con lo que le ocurrió a Jorge Antonio Bravo, quien fue hallado ultimado y enterrado en el patio de su casa en Godoy Cruz. Ambos detenidos arriesgan prisión perpetua. 

El fiscal Carlos Torres imputó a los dos sospechosos este domingo por la noche luego de recibir algunos informes y caratular el expediente en el que se investiga el crimen de Jorge Bravo, quien fue ultimado a cuchillazos en su casa de calle Pehuajó al 2289 de ese departamento

La víctima había desaparecido el martes 19 por la noche y su hermano, Juan Felipe, realizó la denuncia el miércoles. Sin embargo, con el avance de la pesquisa, descubrieron que algo raro sucedía en el entorno de la víctima. 

Algunos vecinos notaron que en esa casa se habían prendido fuego algunos elementos y los policías de Investigaciones hicieron un allanamiento el viernes. En ese momento, el hombre de 60  años, acorralado por las pruebas confesó que había asesinado a su hermano -fratricidio- tras una discusión y que el cuerpo lo enterró en el patio del inmueble

Godoy Cruz: mató a su hermano y un vecino descubrió que fue el asesino

El sábado, cerca de la 1, los sabuesos encontraron el cadáver de Bravo enterrado en un pozo, al lado de una medianera y parrilla, con signos de violencia. Policía Científica contabilizó cinco puñaladas en la zona del pecho, además de cortes en el rostro. 

Inmediatamente su hermano y la pareja quedaron detenidos y a disposición del fiscal Torres, de Homicidios. Con el correr de las horas establecieron que el conflicto fue por la herencia de esa casa y por eso entienden que lo habría asesinado para quedarse con los bienes. 

De allí es que surge la dura acusación contra ambos sospechosos: homicidio agravado por codicia y por alevosía. El primero hace referencia a esa situación de matar para apoderarse de los bienes de la víctima. El segundo es porque interpretan que Jorge Bravo fue atacado mientras estaba en estado de indefensión. "Lo atacaron mientras estaba desprevenido", explicaron. 

Entre otras pruebas para confirmar esa línea investigativa es que, quizás, estaba durmiendo cuando lo acuchillaron. Esto se se desprende porque cuando encontraron el cuerpo solamente estaba con una remera y en calzoncillos, lo que puede dar cuenta que estaba descansando antes de ser ultimado y no pudo defenderse.

La acusación prevé prisión perpetua por lo que, de no modificarse dicha carátula, irían a un juicio por jurado. En tanto, ambos irán a la penitenciaría hasta que se realice la audiencia de prisión preventiva mientras se continúa con el proceso de recolección de evidencias. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario