Murió repentinamente el productor y cineasta Antonio Cervi
Viernes, 22 de octubre de 2021

El mundo del cine amaneció a una devastadora noticia: la muerte del productor y director de cine Antonio Cervi. Nacido en 1960, el italiano residió en la Argentina desde 1995 y retrató con su cámara ficciones y documentales del país latinoamericano que lo enamoró.

Su fallecimiento fue confirmado por su agente de prensa y amigo, Karina Nisinman, quien confirmó la muerte repentina del artista la noche del pasado miércoles 20 de agosto. Cervi tenía 61 años al momento de su muerte.

Nacido en Roma el 12 de octubre, Cervi creció rodeado de cine. Nieto del popular actor italiano Gino Cervi e hijo del director Tonino Cervi, quien produjo las primeras películas de Bernardo Bertolucci y Michelangelo Antonioni entre otros, desde pequeño le pedían su autógrafo en la calle gracias a la fama de su familia.

Criado alrededor de actores y artistas de renombre en el escenario italiano, no tardó en tomar un interés por el arte: "Pero entré realmente una vez terminada la secundaria, aprendiendo el oficio desde abajo, como el último de los asistentes de mi padre, sin sueldo y durmiendo en la sastrería de 'Ritratto di borghesía in nero' con Ornella Muti. Yo tenía 17 años", comentó en diálogo con Ámbito.

Luego de crear sus propias obras en su país, un viaje a visitar el restaurante de su hermano lo trajo a la Agentina, donde su vida tomaría un giro inesperado. Cautivado por la historia del padre católico Mario Pantaleo, el cineasta comenzó a producir un documental de su obra benéfica, sin saber que esa pieza lo llevaría a descubrir el amor:

"Haciendo entrevistas conocí a quien fue como su hija espiritual, y la primera asistente social de su obra en González Catán, la música Silvia Iriondo. Desde ese momento quedamos juntos para compartir la vida, y de esta relación nació nuestra hija Francesca María, justo el día de San Mario", recordó el artista.

"Desde entonces, la Argentina es mi lugar en el mundo, un país maravilloso, una tierra que amo profundamente si bien, como todo país, tiene sus contradicciones. Pero nunca tuve dudas, es mi lugar en el mundo", agregó.

Instalado en el país latinoamericano junto a su familia, Cervi procedió con un número de películas de ficción y varios documentales, su especialidad. Sus proyectos registrando las historias argentinas resonaron alrededor del mundo, pero encontraron obstáculos en el mismo país:

"'Camino a la escuela', donde logré poner la historia de un niño neuquino (los otros son de Marruecos, India y Kenya) recorrió el mundo, dio lugar a una serie documental y una fundación de ayuda a escolares como esos, tuvo un éxito descomunal en salas de Europa, y acá nadie quiso estrenarla", recordó sobre la producción que mostró el duro camino que miles de niños hacen para conseguir su educación.

Uno de sus últimos estrenos, "Il nostro Papa" (documental que cuenta la inmigración de la familia del Papa Francisco en la Argentina), también enfrentó problemas. Sin el apoyo del INCAA, que rechazó el proyecto en dos ocasiones diferentes, y con su estreno retrasado por la pandemia del coronavirus, el documental casi no ve la luz del sol.

Cervi había estrenado hacía poco "Fellinopolis", documental sobre el histórico cineasta italiano Federico Fellini, de la directora Silvia Giulietti y producido por él, que fue seleccionado en numerosos festivales internacionales y en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici) 2021.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario