Los imprescindibles de Mendoza: hoy, Hilario Cuadros
Sábado, 23 de octubre de 2021
Por: Walter Gazzo

Hay hombres y mujeres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles" (Bertolt Brecht).

Hilario Cuadros nació el 23 de diciembre de 1902 en Guaymallén. Hijo de Anselmo Cuadros, un comerciante chileno, y de Carlota Romero, pareja que compartía el amor por la música, Hilario creció rodeado de melodías y acordes. Le adjudicaron el apodo de "Chilenito" en honor a la nacionalidad de su padre, que falleció en plena adolescencia de Hilario.

Sus hermanos fueron Anselmo, Carlos Atilano, Juan Guillermo, Magdalena, Virginia, Carlota y María Luisa.

Cuando tenía aproximadamente tres años, la familia se trasladó a vivir a la calle Cañadita Alegre 42.

De joven integró un dúo con su hermano Juan Guillermo, con quien interpretaba música popular cuyana. A mediados de la década de 1920 conoció al músico sanjuanino Domingo Morales, formando el dúo Cuadros-Morales, y con quien -unos años después- creó Los Trovadores de Cuyo, legendaria agrupación que lideró hasta su muerte y con la cual adquirió fama internacional.

Hilario se convirtió en uno de los poetas, cantantes, compositores y músicos cuyanos más destacados de su época.

Le cantó a la gesta sanmartiniana e hizo verdaderos himnos como "Los Sesenta Granaderos" y "Bandera de los Andes". Además, es creador de "Virgen de la Carrodilla", que se canta cada año en la Vendimia, en cada peña o juntada de cuyanos, como una esperanzada invocación.

A estas obras se les debe sumar clásicos cuyanos como "Cochero ‘e plaza" (tal vez su canción más famosa), "La monjita", "Flor de Guaymallén", "El niño y el canario", y otras.

El 8 de diciembre de 1956 Hilario falleció en su casa en Villa del Parque, Buenos Aires, a causa de una dolencia renal. En su honor, se instituyó el 23 de diciembre -día de su natalicio- como el Día de la Tonada.

El día de su muerte, Atahualpa Yupanqui le dedicó un sentido homenaje difundido a través de Radio El Mundo, de Buenos Aires. "Se ha cortado el bordón de su guitarra cuando la paz del alma florecía. Cuando muere un cantor la tierra mía una canción junto al dolor amarra. Sombras de Guaymallén, anochecidas en las acequias, su dolor sollozan, mientras nombran los criollos de Mendoza al que pasó cantando por la vida." Todo esto significó don Hilario Cuadros y por eso su huella sigue tan vigente en cada cueca, en cada tonada.

Fuentes:

-Apuntes de una vida. Hilario Cuadros de Gabriela Figueroa y Juan Alberto "Nene" Ávalos

-revistafolklore.com.ar 

-lamelesca.com.ar

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario